vinoslapalma@vinoslapalma.com922 444 404
Está usted aquí: Vendimia 2010

Vendimia 2010

Pulse sobre el cartel para ampliar...
La vendimia de la campaña 2.010, dio comienzo el día 6 de agosto en la subzona Hoyo de Mazo, y finalizó el pasado 24 de octubre, en la subzona Norte de la isla, casi quince días antes que en el 2009, con una recolección total de 690.391,77, frente al 1.276475,7 Kg. del año pasado. Hay que destacar que un importante porcentaje de uva, principalmente de la variedad Negramoll, se quedó en el campo, por presentar problemas de maduración.

Incidencia de daños 2010

La climatología en general ha sido adversa o no ha sido la deseada. En primer lugar la brotación no fue buena y hubo poco nacimiento de racimos, quizás producido por la ausencia de frío invernal. No ha habido una correcta floración y cuajado, produciéndose en algunas zonas corrimiento de racimo por la presencia de nieblas. Así mismo, a esto hay que sumar los fuertes y continuos temporales de viento ocurridos durante los meses de marzo y abril, que cogieron a la viña en plena brotación.

Este año ha habido una importante incidencia de mildiu y oídio principalmente en la subzona Hoyo de Mazo y en menor medida en la de Fuencaliente y Norte de la isla, debido a la persistencia de lloviznas y ausencia de días soleados. Pero sin duda, las mayores pérdidas fueron las ocasionadas por las repetidas olas de calor y el viento levante del mes de agosto, que asoló toda la geografía insular. Los efectos de las altas temperaturas y la baja humedad relativa, sumados a las fuertes rachas de viento, provocaron que las pérdidas llegaran al 95% en algunos casos. La viña sufrió parada vegetativa y en muchas parcelas la incidencia del viento provocó la defoliación completa de las plantas. Las cotas altas de la subzona Norte fueron las más afectadas.
 
Pulse sobre el cartel para ampliar...
Este año, además, los viticultores se quejan de que la fauna silvestre ha hecho mucho daño. Mirlos, lagartos, roedores etc., se han cebado con la viña, debido en gran parte a la no existencia de otras frutas en el campo.

Las lluvias comenzaron tempranamente y con mucha frecuencia, lo que provocó que parte de la cosecha, principalmente en las cotas altas de la subzona norte no pudiera ser recolectada por presentar problemas de podredumbre.

Un dato curioso, es que en este sector no se aplica la ley de la oferta y la demanda. Esto se refleja en los precios de las uvas. Un año como este, en el que la materia prima escasea, los precios se han mantenido, no se han incrementado y llevan sin variación desde hace ya varios años.

Datos por variedades

Por variedades tenemos que el 51% de la producción corresponden a variedades tintas y el 49% a variedades blancas. De ese 51 % de las variedades de uva tinta la mayoritaria es el Negramoll con un 77% del total de uva tinta, seguida del Almuñeco y del Prieto empatados con un 10% de producción y del Listán negro que supone tan solo un 2%, el 1% restante lo componen el Vijariego tinto, la Castellana, La Tintilla etc.

Dentro de las variedades blancas tenemos que el Listán blanco es la mayoritaria con un 60% del total de la producción de uva blanca, seguida del Albillo que supone el 21%, del Malvasía 2,67% y del Bujariego 2,54%, el 13,79% restante está formado por Sabro, Gual, Verdello, Moscatel, Forastera etc.

Conclusiones

Hemos finalizado la vendimia del 2010, con una merma del 46%, frente a la cosecha del 2009. Las expectativas de futuro no son buenas. Desde el punto de vista del Consejo Regulador, se producirá una pérdida de ingresos por control de vendimia del 46%, pero eso no es lo más grave, lo más importante es el desánimo que esto produce en los viticultores, con el consecuente abandono del viñedo y pérdida de superficie, y por lo tanto, pérdida de ingresos para el sector.

Desde que se produjera el incendio en el 2009, se ha incrementado el número de parcelas que han solicitado la baja de los registros del Consejo Regulador. Lo mismo ha sucedido después de las riadas del pasado invierno, por lo que podríamos hablar de un crecimiento negativo a lo largo del último año, con la consecuente pérdida de materia prima que esto supone.

Desde el punto de visto medioambiental, este abandono supone una importante merma de la calidad paisajística, para una isla como La Palma, Reserva Mundial de La Biosfera. Por otro lado, para muchas bodegas está situación puede resultar dramática, ya que no contarán con suficiente volumen de vino para poder abastecer el mercado con las consecuencias negativas que esto supone en un momento de crisis como el que nos encontramos. Las bodegas han invertido mucho esfuerzo en modernizarse, han hecho inversiones que aún no han amortizado y, en algunos casos, no podrán hacer frente a las deudas con los proveedores e incluso, con estos escasos volúmenes de producción, no podrán tan siquiera mantener el personal fijo.

Por otro lado, el seguro del viñedo no ha cubierto las expectativas de los viticultores. En el año 2010, se realizaron en la isla unas 130 pólizas y se aseguraron aproximadamente un total de 500.000 Kg. de uva, lo que supone el 41% de la producción del año 2009. Son muchas las quejas que hemos recibido de los viticultores que han tenido que hacer uso del seguro, principalmente en la evaluación de los daños producidos por golpe de calor y viento, dado que el seguro no cubre las pérdidas de calidad, únicamente cubre la pérdida en peso, aunque desde la administración, se está estudiando la forma de que para futuras campañas se pueda cubrir la pérdida de calidad producida en las cosechas.

Años anteriores
e-max.it: your social media marketing partner

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por la web. Si continúa navegando o pulsa el botón "Aceptar" dará el consentimiento a la instalación de dichas cookies. Uso de cookies.